jueves, 19 de abril de 2012

"A ese muchacho lo boletearon"

A Virginia Recchia militares la secuestraron la tarde del 11 de junio de 1976, pero antes de llevarla a la alcaldía dejaron su beba de un año y medio, Natalia, al cuidado del matrimonio de Jacqueline Bourgin y Mario Pieri.

Virginia y Jacqueline trabajaban en la ex Hidronor.

Ayer el caso se ventiló a medias porque tanto Virgina como su madre Mary no concurrieron por prescripción médica. Virginia tenía 25 años cuando la secuestraron y el certificado médico le adjudica limitaciones para afrontar un interrogatorio.

Pero Bourgin -por teleconferencia desde Buenos Aires- y Pieri detallaron el secuestro y tal vez fueron los últimos en ver con vida a Carlos Schedan, esposo de Virginia, a quien buscaban los uniformados.

Los testigos dejaron en claro que el matrimonio tenía militancia en organizaciones guerrilleras. "Dicho por ellos", señaló Bourgin.

Pieri en este sentido dijo que semanas después de haber visto cuando los militares ingresaban con Schedan detenido a la delegación local de la Policía Federal, el mismo día del secuestro de Virginia, leyó en el diario que lo habían matado en un enfrentamiento.

"Pero digamos bien las cosas, al muchacho lo boletearon. Decían que era un enfrentamiento, pero los liberaban para después boletearlos", señaló Pieri.

Añadió que junto a Bourgin fueron a la delegación de la Policía Federal a pedir información del secuestro y que el comisario "El Perro" González negó que estuviera allí Virginia, pero al salir vieron que traían detenido a Schedan.

El tribunal deberá resolver si incorpora por lectura el testimonio que oportunamente dio oportunamente en la instrucción, Recchia. Lo solicitaron algunos querellantes pero se opuso un defensor.