martes, 3 de abril de 2012

Sobrevivientes de "La Escuelita" testificarán contra los represores imputados

En el Segundo Juicio a Represores del Alto Valle se juzgan los delitos de lesa humanidad cometidos en perjuicio de 39 víctimas que a lo largo del proceso darán su  testimonio.
 
Los hechos de los damnificados se encuentran detallados en la elevación a juicio que realizó el Juzgado Federal.
 
Hugo Obed Inostroza Arroyo, detenido el 26 de Agosto de 1976 a las diez de la mañana aproximadamente en su domicilio ubicado en la localidad de Plottier, en ese entonces se desempeñaba como delegado de obra en una empresa de construcciones en Neuquén. Lo condujeron a “La Escuelita” de Neuquén donde fue salvajemente golpeado. En una especie de pieza o galpón de chapa, fue atado a un catre de pies y manos en forma de cruz, desnudado y sometido a descargas eléctricas y golpes en distintas partes de su cuerpo. Intentó ahorcarse con las esposas, las cuales se le aflojaron y logró escapar corriendo hacia una esquina del cerco de madera, en ese momento se dio inmediatamente una  alerta en ese lugar y a realizar disparos, habiendo sido herido, no obstante pudo huir por uno de los canales de riego.
 
Rubén Ríos, detenido en su casa de General Roca por varias personas que le ordenaron que lo acompañaran a la comisaría, Rios les dijo que iría al día siguiente y lo apuntaron con armas. Logró salir del auto que lo trasladaban pero inmediatamente fue rodeado por un gran número de personas. En el puente caminero de Neuquén abrió el baúl y se tiró, donde había un policía perteneciente a la policía caminera quien le permitió realizar una llamada telefónica avisando a su familia donde se encontraba. Que perdió el conocimiento y fue llevado al hospital por personal policial y desde éste fue trasladado a una dependencia donde fue encerrado en un calabozo. Estuvo en “La Escuelita” de Neuquén, esposado de pies y manos, sometido varias veces a simulacros de fusilamiento. Fue interrogado sobre actividades subversivas y actividades gremiales que realizaba en “Agua y Energía”. El 9 de septiembre de 1976 un grupo de tareas lo liberó en la puerta de su casa.
 Raúl Esteban Radonich, detenido el 13 de enero de 1977 en su lugar de trabajo y desde allí trasladado a “La Escuelita” de Neuquén para ser liberado el día 19 de enero de 1977. En el centro clandestino de detención permaneció esposado de pies y manos a un elástico de cama, interrogado por cuestiones políticas y torturado con picana. Nuevamente privado ilegalmente de la libertad y su duración se prolongó por más de un mes, entre el 4 de abril de 1977 al 29 de junio de 1977, permaneciendo ese tiempo  en la Unidad 9 del Servicio Penitenciario Federal.
 
José Luis Cáceres, Detenido en la Unidad 9 para interrogarlo por su relación con grupos políticos de izquierda y por una dirigente política que actuaba en la Provincia de Río Negro “Beba Salto”. Estuvo en “La Escuelita ”, lugar en el que permaneció aproximadamente por 72 horas, y en el que le fueron aplicados tormentos psíquicos y físicos revistiendo el carácter de perseguido político.
 
Luis Alfredo Genga, privado ilegalmente de la libertad con violencia, el día 2 de Septiembre de 1976, en ocasión en que seis personas de civil ingresaron al domicilio de Cipolletti. Luego lo trasladaron a “La Escuelita” de Neuquén. Era interrogado en relación al gremio UNTER ya que se desempeñaba Secretario. Permaneció en el centro clandestino allí hasta el día 15 de septiembre de 1976 lo liberaron a la vera de la ruta en inmediaciones de Barda del Medio.
 
José Antonio Jiménez, detenido el 10 de enero de 1977, en Cipolletti, trasladado a “ La Escuelita ” y más tarde a Buenos Aires donde permaneció alojado ilegalmente en dependencias de la Policía Federal Argentina. En “La Escuelita” fue sometido a tormentos psíquicos y físicos, sindicado como colaborador del “ERP”, siendo además que su hija había sido asesinada el año anterior por la policía bonaerense.  El cese de su arresto fue dispuesto recién el 8 de marzo de 1982.
 
Silvia Noemí Barco de Blanco  y sus dos hijos menores, fueron privados ilegalmente de la libertad con violencia, en su domicilio ubicado en Cipolletti, a partir del día 25 de marzo de 1976 y por el lapso aproximado de una semana. Al domicilio ingresaron el Teniente 1° Vitón del Ejército Argentino y el Oficial Quiñones de la Policía de la Provincia de Río Negro en busca de su marido Norberto Osvaldo Blanco, a quien no hallaron, sometiéndolos a esa situación de privación ilegal de la libertad con el propósito de lograr que éste se presentara y lograr su detención.
 
 Norberto Blanco, fue privado ilegalmente de la libertad, mediante el uso de amenazas. Su esposa Silvia Noemí Barco de Blanco -quien se hallaba embarazada- y sus dos hijos menores de edad de 4 y 3 años, fueron mantenidos privados ilegalmente de la libertad. Era dirigente de la Federación Juvenil Comunista y miembro de una coordinadora de Juventudes Políticas, en la que participaban jóvenes dirigentes de distintos partidos políticos y del gremio de empleados municipales de Cipolletti. Blanco fue llevado detenido al Comando de brigada del Ejército Argentino en Neuquén, en un camión atado, boca abajo, sitio en el cual fue interrogado sobre sus actividades y personas que conocía, por una cantidad de días menor a un mes, habiendo sido liberado al llevarlo nuevamente a la Comisaría de  Cipolletti.
 
Raúl Sotto, fue privado ilegítimamente de la libertad con violencia y le fueron aplicados tormentos psíquicos y físicos por ser perseguido político. En la madrugada del 24 de marzo de 1976 personal de la policía de Rio Negro allanó su vivienda. Sotto era miembro del Partido Justicialista y además era delegado gremial en el Hospital de Cipolletti en el que trabajaba. Estuvo detenido en la Comisaría de Cipolletti, donde fue víctima de la aplicación de tormentos que le provocaron la perforación del tímpano del oído izquierdo por lo que fue sometido a una intervención quirúrgica. Fue trasladado a la ciudad de Neuquén y llevado a la Delegación de la Policía Federal Argentina salió en libertad el mismo mes y año.
 
Oscar Dionisio Contreras, fue privado ilegalmente de la libertad con violencia a los pocos días de haber sucedido el golpe del 24 de marzo de 1976 en su domicilio ubicado en la localidad de Cipolletti, siendo trasladado a la Comisaría de esa ciudad, lugar en el cual le fueron aplicados tormentos psíquicos y físicos en virtud de ser perseguido político. Militaba en la Juventud Peronista de Río negro.
 
Maria Cristina Botinelli, privada ilegalmente de la libertad con violencia el día 2 de Septiembre de 1976 en Cipolletti y trasladada “La Escuelita” de Neuquén. Fue sometida a interrogatorios con aplicación de descargas eléctricas, en repetidas sesiones. La liberaron en un lugar en el medio del campo a los pocos días de su detención.
 Silvia Beatriz Bottinelli, detenida en Cipolletti y llevada al batallón que se sitúa al lado del río, donde le fueron vendados los ojos, atadas las manos y tirada sobre una cama doble, tipo cucheta. La sometieron a interrogatorios sobre personas y sus actividades gremiales, a la vez que efectuaron varios simulacros de fusilamiento. Fue dejada en libertad antes del día del maestro.
 
Jorge Américo Villafañe, privado ilegítimamente de la libertad en  Cipolletti y llevado a“ La Escuelita ” de Neuquén, donde fue alojado y permaneció en condiciones infrahumanas de detención, habiendo sido dejado en libertad antes del día 11 de septiembre junto con Silvia Beatriz Bottinelli, en medio del campo del lado de Neuquén.
 
Ricardo Novero, fue detenido el día 28 de marzo de 1976 en Cipolletti, desde allí fue llevado a un lugar descampado donde sufrió un simulacro de fusilamiento. Luego estuvo detenido en la Comisaría de la localidad. El oficial Quiñones realizó sesiones de torturas para interrogarlo sobre armas y sobre compañeros de militancia, dejando constancia que militaba en el Partido Peronista. En la Comisaría de Cipolletti permaneció detenido aproximadamente durante dos meses.
 
Roberto Aurelio Liberatore, detenido el día 6 de septiembre de 1976, en Cinco Saltos y llevado al Batallón de Ingenieros de Construcciones 181, donde no fue recibido y trasladado a la Comisaría de Cipolletti donde permaneció hasta la noche. Luego lo llevaron a “La Escuelita ” de Neuquén donde lo sometieron a interrogatorios sobre su actividad gremial en INDUPA y por sus actividades en la unidad básica. Fue trasladado a la Comisaria de Cipolletti y mas tarde liberado.
 
Juan Isidro López, privado ilegalmente de la libertad con violencia, en ocasión de ser trasladado desde la Unidad N ° 6 Rawson. Al llegar a Neuquén lo alojaron en la Unidad N ° 9 luego lo llevaron a “ La Escuelita ”. En ese sitio lo interrogaron por militantes del peronismo y su actividad en el Sindicato de Luz y Fuerza. Permaneció detenido en Rawson hasta el 27 de diciembre de 1976.
 Roberto Mario Coppolecchia, detenido en su domicilio del Hotel “Argentina Libre” del Sindicato del Seguro de San Carlos de Bariloche, donde se practicó un allanamiento y el secuestro de diversos elementos personales. Alojado en la Comisaría ubicada en el Centro Cívico de la ciudad. Luego lo trasladaron a la Unidad N ° 9 del Servicio Penitenciario Federal. Estuvo en” La Escuelita ” donde lo interrogaron acerca de conocidos y compañeros gremiales de Bariloche para luego ser reingresado a la unidad carcelaria permaneciendo un día más, hasta el 16 de agosto de 1976 en que recuperó la libertad en horas de la noche.
 
Jorge Mario Berstein, detenido en 1977 en General Roca. Fue trasladado a “ La Escuelita ” donde fue sometido a tormentos. En el lugar fue interrogado acerca de sus supuestas vinculaciones en la Facultad de Ingeniería con grupos armados. Luego fue liberado.
 Clorinda Felisa (a) Georgina Barreto, detenida el día 1º de marzo de 1977. Fue conducida hasta un sitio, donde permaneció vendada, en una habitación atada de manos y pies con una cadena y en el que fue sometida a interrogatorio en el que fue severamente golpeada. Que de acuerdo a las referencias de Jorge Mario Berstein, quien de acuerdo a su relato estuvo ilegalmente privado de su libertad en el centro clandestino de detención “ La Escuelita ” de Neuquén, el lugar de cautiverio de la mentada Barreto fue el mismo ya que en ese mismo lugar escuchó su voz.
 
Carlos Eli De Filippis, detenido en su lugar de trabajo en Cipolletti y alojado en la Comisaría de la localidad. Fue llevado al centro clandestino de detención conocido como “La Escuelita”  donde en una oportunidad le hicieron presenciar las torturas aplicadas a Albanesi. Luego lo liberaron en libertad a los ocho días de permanecer en esa situación.
 
José Luis Albanesi, detenido en 1977 en su domicilio del sector chacras de Cipolletti por personal de la Policía de la Provincia Río Negro y alojado en la Comisaría. Fue llevado al Centro clandestino de detención conocido como “La Escuelita” de Neuquén. En ese lugar fue víctima de aplicación de tormentos psíquicos y físicos en razón de la persecución política en su contra, los que consistieron en golpes, descargas eléctricas, mordeduras de perros en sus genitales  y después llevado a la Unidad N ° 9 en la que se negaron a recibirlo, habiéndose producido su muerte producto de los tormentos aplicados.
 Ernesto Joubert, detenido en Junín de los Andes y trasladado a la Sección de Gendarmería de la misma ciudad, sitio en el que le fueron aplicados tormentos psíquicos y físicos. Lo interrogaron y acusaron de subversivo, amenazándolo con su hermana, Joubert era militante del Partido Justicialista. Estuvo en “La Escuelita” y luego de permanecer detenido en la Unidad 9 lo liberaron.
 
Virginia Rita Recchia, detenida con violencia en su domicilio de calle Leguizamón donde se encontraba con su hija menor de edad. Fuerzas del Ejército Argentino que allanaron la vivienda en busca de su marido Carlos Schedan. Estuvo detenida en una dependencia de la Policía e interrogada en dos oportunidades. En septiembre de 1976 fue trasladada a la Unidad carcelaria de Villa Floresta de Bahía Blanca y luego a la Cárcel de Villa Devoto. Recuperó su libertad en 1979.