sábado, 21 de abril de 2012

Gladis Sepúlveda declaró que reconoció al desaparecido Carlos Schedan durante su detención

La testigo reconoció que vio a Carlos Schedan en la U9 de Neuquén. Schedan, quien permanece desaparecido, fue detenido por la policía en su lugar de trabajo en 1976. Hubo varias intervenciones por parte de los abogados defensores y de la querella en los que el Tribunal debió intervenir.

La empleada de la Universidad Nacional del Comahue Gladis Sepúlveda -que declaró el jueves 19 de abril por la mañana-, estudiante de la carrera de Servicio Social en 1976, relató que conoció a Virginia Recchia, esposa de Schedan, en la cárcel de La Floresta (Bahía Blanca) en setiembre del 76. Le comentó que a su hija la había dejado con una vecina y le describió cómo era su marido secuestrado y cómo vestía, lo que le permitió a Gladis reconocerlo como uno de hombres que estaba en la U9 también detenido y que fue trasladado junto con ella desde Neuquén al centro clandestino de Bahía.

El 11 de junio de 1976 un grupo comando atacó la casa de los padres de Sepúlveda, a quienes detuvo e incomunicó durante dos días junto a sus hermanos y su abuela de 78 años. La mujer era alumna de la carrera de Servicio Social y como no estaba en su casa, dejaron una guardia policial en su domicilio y al resto de la familia encerrada.

A los tres días, acompañada de su madre y el cura párroco de Cipolletti, se entregó en la comisaría de esa ciudad. Allí fue interrogada y le confirmaron que fue detenida por orden del V Cuerpo de Ejército para solicitar datos sobre otros estudiantes detenidos-desaparecidos. El 15 de ese mes fue trasladada con los ojos vendados a la Unidad de Detención 9 de Neuquén donde le hicieron firmar una libertad que no llegó, porque horas más tarde fue trasladada a Bahía Blanca. En “La Escuelita” de Bahía identificó a Susana Mujica, Alicia Pifarré, Cecilia Vecchi y Mirta Tronelli. También dijo que “reconocí a Mónica Morán porque era alumna de la Universidad y hacía teatro. A ella la sacaron con mucha violencia e insultos”. Dijo que “teníamos algo en la cabeza que nos decía si nos iban a matar o no”. Sepúlveda, de 60 años, declaró que reconoció a otros sobrevivientes en La Floresta , entre otros a María Emilia Salto, Laura Manso, Virginia Recchia y Graciela Juliá.

Luego relató su traslado al penal de Devoto, donde estaban en cada pabellón se agolpaban entre 50 y 60 personas. En agosto del 79, tras pasar por varios meses por “la calesita”, como se describía al cambio continuo de celdas de los presos, de un pabellón a otro, de unas celdas a otras de a tres o cuatro para desalentar los vínculos entre ellos, se pudo exiliar a Alemania.