jueves, 28 de junio de 2012

Búsqueda incansable

 NEUQUÉN (AN).- Teresa Navarro no descansó en los seis meses que su hijo, de 16 años, permaneció desaparecido luego de ser secuestrado en Cipolletti. Aunque se lo negaron, le llevó los medicamentos para la epilepsia, tanto a la comisaría, como al batallón, o al Comando. "Me las recibían, pero no se las daban", dijo.

La madre de Carlos Elí De Filippi declaró ayer por primera vez ante la Justicia. "Estuvo seis meses desaparecido, lo busqué por cielo, tierra y mar, todos los días lo estuve buscando. Estaba ahí, de pies y manos atadas, y nadie me dijo nada", describió. "Me lo destrozaron para toda la vida", continuó su relato Navarro quien destacó que su hijo aún tiene marcas en la espalda, pies y manos como consecuencia de los tormentos.

El caso se ventilará con detalle en la audiencia del viernes junto con el del productor José Luis Albanesi, quien falleció de un ataque cardíaco durante una sesión de torturas.

Navarro dijo que en la búsqueda de su hijo consultó al teniente coronel Enrique Díaz Quiroga (quien sucedió a Farías Barrera en 1977 en al jefatura de Personal del Comando), también en la comisaría de Cipolletti donde la atendió Miguel Ángel Quiñones y le dijo que se lo habían llevado a Neuquén pero no sabía dónde. De Filippis fue secuestrado del galpón y la chacra donde trabajaba con su padre.