jueves, 28 de junio de 2012

Testimonio de Radonich: "Sin el terror no podían imponer su plan"

Radonich: "Sin el terror no podían imponer su plan"

Fue secuestrado en dos oportunidades y sufrió torturas.

También declaró su hermana y un exsoldado.

NEUQUÉN (AN).- "Si no era por la vía del terror no hubieran podido imponer su plan. La sociedad no iba a aceptar la instalación de las estructuras sociales y económicas más regresivas e injustas". Raúl Radonich relató ayer los dos secuestros de los que fue víctima en 1977, uno de ellos con un traumático paso por el centro de detención del Batallón 181 donde sufrió torturas físicas y psicológicas aberrantes.

Dijo que más allá de las circunstancias puntuales -hizo un crudo relato de su experiencia- el terrorismo de estado fue la condición sine qua non para cambiar un estado de cosas que mostraba al país como uno de los más avanzados de Latinoamérica.

"A partir de ahí se puede entender la brutal transferencia de ingresos. En el 77 la distribución de la riqueza en los asalariados era del 47%, en 83 era del 20%; la deuda externa que era de 7.875 millones de dólares, pasó a 43.500 millones de dólares; y el nivel de pobreza que en el 76 era del 2,7% pasó al 25%", ilustró Radonich, ex diputado provincial y actual jefe de la Unidad de Atención Integral y Oficinas de Anses.

Le planteó a los jueces la necesidad de una sentencia justa, porque "está mi hijo adolescente en la sala y para que sus hijos, los hijos de todos no tengan que presenciar estas audiencias y que sean irrepetibles, en el futuro cercano y lejano".

La primera vez lo secuestraron de su lugar de trabajo, el 13 de enero de 1977 y luego de sufrir todo tipo de torturas en los interrogatorios, en "La Escuelita", fue liberado en Senillosa. Le preguntaban por su supuesta pertenencia a la organización guerrillera Montoneros.

Cuando tras ser liberado fue a ver junto a su padre al imputado Oscar Reinhold al Comando, éste le sugirió que no dijera lo que le había pasado y que así como su familia había denunciado su desaparición a la prensa, que fuera también a decir que lo habían liberado, que no hablara de su detención ilegal ni de las torturas y que de su ausencia dijera que "se había ido con una amiguita a Las Grutas". La segunda detención fue del 4 de abril al 9 de junio, y todo el tiempo estuvo detenido en la U9. Nunca lo interrogaron.

Antes de sus secuestros, Radonich hizo el servicio militar en Batallón 181 y recordó ayer la noche que se fugó Hugo Inostroza Arroyo quien, precisamente abrirá la audiencia de hoy, vía teleconferencia desde España.

También declararon Marta Radonich, hermana de Raúl, quien sufrió la persecución como el resto de la familia, y el ex soldado Manuel Benedicto Vera Urrutia, quien participó de la instalación de la línea telefónica entre el centro clandestino y la guardia.