jueves, 14 de junio de 2012

Ragni: "Homicidio no"

Los Valles

NEUQUÉN (AN).- El matrimonio de Inés y Oscar Ragni fustigó duramente la pretensión de la querella de la Apdh de que se condene por homicidio a los responsables de las desapariciones forzadas en el juicio por los delitos ocurridos durante la dictadura en el Alto Valle. Exigieron a los jueces que no den por muertos a los desaparecidos.

En una carta abierta al Tribunal Oral Federal que fue leída durante la audiencia por la querella del Ceprodh, los Ragni, en su condición de querellantes exigieron que "sea mantenida la condición de desaparecido para todas las víctimas del terrorismo de Estado cuya situación aún no fue debidamente aclarada; hasta saber definitivamente -y con pruebas irrefutables- cuál fue el itinerario, y quién lo determinó en cada paso, de todos los compañeros /as por los que aún no hay respuestas".

En duros conceptos, consideraron el planteo de homicidio como "una nueva embestida de intento de olvido o punto final". Fue la Apdh la que pidió a los jueces que se condene por homicidio a los jefes militares, Oscar Lorenzo Reinhold, Mario Gómez Arenas y Luis Farías Barrera, con el argumento de que los seis desaparecidos en este tramo del juicio fueron asesinados tras el secuestro y la tortura.

Hasta ahora la acusación contra los imputados es de privación ilegal de la libertad agravada y tormentos agravados.

"No debe desaparecer la palabra desaparición, si está muerto, no lo puedo decir, no me han dicho dónde está y quién lo mató, hasta que no llegue ese punto, para nosotros va a seguir igual", dijo Inés Ragni.

Para Oscar Ragni, "la Apdh está respondiendo al poder político en este momento", en tanto consideró que para el poder político "es el estigma más grande que tiene desde el 24 de marzo de 1976; hemos asumido la representación de los 30.000 desaparecidos y desaparecidas, no están muertos, están desaparecidos y alguien tiene que dar respuesta a esto", dijo.

Recordaron que en el caso de su hijo Oscar Alfredo –secuestrado y desparecido el 23 de diciembre de 1976– "los responsables fueron enjuiciados y condenados en la primera parte de este juicio, pero la condición de desaparecido no ha tenido variantes por la condena, y no habrá cambios que respondan a la verdad con la declaración de homicidio", cuestionaron en la carta pública al tribunal leída por el Ceprodh en la audiencia. "No reclamamos cadáveres. Afirmar que calificando la desaparición como homicidio se agilizan los juicios o se obtiene una mayor condena, resulta reducir la búsqueda de la verdad, será un acto de complicidad", postularon.